jueves, 2 de mayo de 2013

cómo convertir un sillón en un espejo perchero

Sí, parece mentira... pero no... es posible... Y es que cuando nos encontramos esta joya de sillón de castaño no lo dudamos, algo había que hacer con él. Cómo veis, estaba destrozado...
 
Pensamos en recuperarlo, pero la madera del asiento estaba casi podre y le faltaba un apoyabrazos. Pero el respaldo tenía posibilidades.


Así que cuando lo desmontamos lo vimos claro: ¡un espejo!. Por lo menos, intentarlo, a ver qué sale ¿no?
  1. Desmontamos el sillón
  2. Lijamos para quitar el barniz
  3. Recuperamos los trozos
  4. Pegamos con cola de carpintero y rellenamos con masilla
  5. Pintamos con pintura acrílica diluida en agua, unas tres manos lijando entre capa y capa. Desgastamos la pintura con una lija suave
  6. Dimos una mano de betún de judea diluido en aguarrás. Y también una capa de cera para darle un brillo natural.
Pensamos que en la barra de abajo podíamos poner unos pomos para convertirlo en perchero.
Por último fuimos a un cristalero que nos hizo un espejo a medida con bisel. ¡Y ya está!
 

 Así de contentas nos pusimos con el resultado, jeje.
¡Un abrazo!

11 comentarios:

  1. alucino con el cambio ;) eso si que es una buena transformación, y pensar que ese espejo antes era un sillón...felicidades por el resultado :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Gran parte del mérito se lo tiene que llevar el cristalero... Los biseles quedaron guapísimos, así parece un espejo antiguo.

      Besos

      Eliminar
  2. Jolines, lo vuestro es arte, no lo que hay en muchos museos. Es muy bonito, único y los tiradores, cada uno diferente le dá al espejo vuestro "toque" personal. Ya podeis estar orgullosas del resultado!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía un colega nuestro, "la necesidad agudiza el ingenio" jeje.

      Un abrazo, guapa

      Eliminar
  3. Tu tejes pintas , todoooo , tu blog me ha encantado
    saludos
    Angelica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es verdad, ¡le damos a todo! Menos mal que somos dos y aprendemos la una de la otra, aún a riesgo de cumplirse el dicho de aprendiz de mucho, maestro de nada...

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Guapes!!!!!!! Artistas!!!!

    Mar

    ResponderEliminar
  5. Muchas felicidades por vuestros trabajos y aportaciones. Me encanto lo que habeis hecho con este respaldo de sillón. Es una idea estupenda. Sigo dándome una vuelta por vuestro blog, que me ha sorprendido gratamente.
    Un saludo de María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, esperamos que te guste nuestro rincón.

      Un abrazo de Elena y Nuria

      Eliminar
  6. Gracias por compartir la idea. Se ha quedado genial!Enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar